1928 Campeon

Este modelo es una versión creada por la empresa General Motors exclusivamente para Argentina en el año 1928. Aunque no se sabe con exactitud, se dice que se llamo ”Campeón” a este modelo debido a su demanda en el mercado y las ventas. También, en la empresa lo llamaron el ”especial Argentino” ya que la multinacional lo preparo y diseño para este país.

El presidente de General Motors viajo hacia Argentina para tener mas conocimientos sobre el mercado en este lugar Una vez que estaba allí, tuvo la posibilidad de charlar y entrevistar a distintas autoridades nacionales. El presidente era uno de estos, ademas del ministros de economía y el vicepresidente del banco Nación.

Al momento del lanzamiento del vehículo, su valor en pesos (moneda nacional  Argentina), era de 2.000, pero actualmente, se consiguen algunos a un valor no menor a los 250.000 pesos argentinos.

Su lanzamiento

Como estrategia de Marketing, General Motors llevo de gira por toda la nacion al primer prototipo. Fue recorriendo todo el país mostrando las características que tenia el modelo campeón y dándolo a conocer. Y claramente tuvo éxito esta campaña, ya que logro vender 2.000 en la primer tanda de fabricación, solo gracias a esta acción.

Características principales

Este auto antiguo de 1928, tenia neumáticos llamados Balloon de 4,5 pulgadas con una presión de 24 libras. También incluía un motor de cuatro cilindros con una cilindrada de 2800 cm cúbicos. Dicho motor tenia una una potencia de 25 HP a 2000 revoluciones por minuto.

El viaje de los hermanos Stoessel

En 1932, los hermanos Stoessel realizaron el recorrido desde Buenos Aires hasta Nueva York. Este trayecto lo hicieron con el Chevy 1928 y fue de nada mas y nada menos que de 32.000 kilómetros.

Iniciaron la gira en el pueblo donde nacieron ambos dos, el cual se llamaba Arroyo Corto y culminaron dos años después, en Nueva York. Dicen que gastaron 22.000 litros de gasolina, lo cual resulta raro, ya que eran casi dos kilómetros por litro. Una vez terminado todo el viaje, dejaron su automóvil en el museo de General Motors en Detroit como prueba de su hazaña. Y no es para menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *